Skip to main content

5 MOTIVOS PARA NADAR CON NUESTRO BEBÉ

El bebé pasa 9 meses en un ambiente acuático. Inclusive, muchas mujeres eligen parir en una pequeña pileta en casa, para una bienvenida menos traumática.

Imaginate que durante la adaptación de tu bebé a este mundo: es un oasis estar en una gran pileta con mamá o papá bien cerca en todo momento.

Quizás no dispongas de tiempo suficiente, no sientas agrado por el agua o simplemente no conozcas los grandes beneficios de la natación en bebés.

Por eso hoy te contamos 5 razones por las que nadar con tu bebé es una experiencia increíble.

1) FORTALECE EL SISTEMA CARDIORESPIRATORIO

El ejercicio que realiza el bebé en el agua no solo estimula el desarrollo de sus funciones respiratorias sino que también propicia el aumento de la capacidad pulmonar.

Si ingresa más cantidad y más fácilmente oxígeno en los pulmones, y estos lo distribuyen con fuerza, todo el cuerpo se puede oxigenar mejor.

El corazón se ve muy beneficiado por esta alta capacidad pulmonar, fortaleciendo también el aparato circulatorio en general.

2) PROPICIA EL DESARROLLO COGNITIVO Y MOTRIZ

Está comprobado que durante los movimientos en el agua el cerebro del bebé crea conexiones neuronales favoreciendo el desarrollo de su cerebro y mejorando sus reflejos.

Mientras el bebé se está ejercitando en el agua, sus músculos se fortalecen, así como sus huesos, que aún son semiduros. Y sus articulaciones pueden funcionar sin tensiones.

Por lo tanto el bebé tendrá más fuerza y se moverá con mayor facilidad.

3) MEJORA LA COORDINACIÓN Y EL EQUILIBRIO

El desarrollo muscular, la movilidad articular y la estimulación del cerebro propician mayor coordinación en los movimientos que realiza el bebé dentro y fuera del agua.

Aprender a mover los brazos y piernas en armonía para mantenerse en el agua, es una tarea que requiere mucho trabajo en conjunto de su cerebro y el resto de su cuerpito.

4) FAVORECE EL DESARROLLO DE VÍNCULOS

Cuando estamos en la pileta con nuestro bebé dejamos fuera el resto del mundo, generando una espacio de entrega y disfrute total. Para ellos (y para nosotros) esta experiencia es sumamente nutritiva y por eso fortalece los vínculos bebé–mamá/papá.

Además el bebé siente más seguridad y desarrolla mayor confianza para vincularse con otros.

5) AYUDA EN LA RELAJACIÓN

El agua climatizada es una gran aliada del descanso físico ya que permite liberar tensiones en músculos y articulaciones, oxigenando mejor la sangre.

Así mismo escuchar sonidos del movimiento del agua aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y corazón, relajando el cuerpo y la mente.

Por eso los bebés que nadan suelen tener mejor estado de ánimo y concilian el sueño con mayor facilidad.

El ejercicio del bebé en el agua acompañado por mamá/papá es una de las mejores terapias de estimulación temprana.

En un ambiente placentero nuestro bebé va a fortalecer sus músculos y huesos, liberar tensión en sus articulaciones, desarrollar su cerebro, sus pulmones y su corazón. Favoreciendo la coordinación y el equilibrio, la seguridad y confianza en sí mismo, vinculándose mejor con los demás.

En Upamamá creamos un pañal de natación para acompañar a tu peque en esta actividad tan beneficiosa. Podés conocerlo acá…

También los pañales de bolsillo sirven como trajes de baño si les retirás el absorbente. Podés verlos aquí.

¿Ya estás pensando en disfrutar de nadar con tu bebé? Contanos!

Leave a Reply